Cuperosis: remedios naturales para aliviar la piel

Cuperosis: remedios naturales para aliviar la piel

06/02/2021

Enrojecimiento persistente en la cara, pequeños vasos sanguíneos dilatados, sensación de quemazón y malestar... Estos diferentes síntomas pueden asociarse a la cuperosis, una enfermedad de la piel bastante común, especialmente en mujeres de entre 30 y 50 años. A pesar de sus beneficios benignos para la salud, la piel se pone a prueba y los impactos pueden afectar a la moral de quienes la padecen. Pero, ¿cuáles son exactamente las causas de la rosácea? ¿Cuáles son las soluciones naturales para tratarla?

¿QUÉ ES LA ROSÁCEA?

La cuperosis, también definida como la forma vascular de la rosácea, es una afección de la piel del rostro. Se manifiesta como manchas de enrojecimiento en las mejillas, la nariz, la frente y la barbilla. Sólo se salva el área alrededor de los ojos y la boca. Estas manchas aparecen como resultado de la dilatación de los pequeños vasos sanguíneos que devuelven la sangre a la piel. Estos pequeños vasos estrían la epidermis y son de color rojo o incluso violáceo. La piel de la cara suele estar seca, ligeramente hinchada, muy sensible y reactiva. La cuperosis va acompañada de hormigueo, irritación y sensación de ardor. Otros síntomas, como los sofocos, llamados "flushes", pueden aparecer tras un momento de estrés, la ingestión de alimentos demasiado picantes o el consumo de alcohol.

La cuperosis y la rosácea suelen interpretarse como términos sinónimos, pero hay un pequeño matiz. La rosácea es el nombre global de la enfermedad dermatológica que afecta a los vasos sanguíneos de la cara y provoca este enrojecimiento. Existen 4 subtipos de rosácea, incluida la cuperosis. Las otras formas son: la forma papulopustular (brotes inflamatorios, presencia de pápulas y pústulas), la forma ocular (conjuntivitis, sequedad de ojos, irritación ocular) y la forma hipertrófica (aspecto rojo e hinchado de la nariz).

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS?

tratamiento de la rosácea

Las causas exactas de la rosácea no están claramente identificadas, pero hay varios factores que parecen influir en su aparición y agravar la reacción de la piel. Parece que una predisposición genética influye en su aparición. Suele afectar a las personas de piel clara. Una anomalía en la hiperactividad de los vasos sanguíneos también podría desencadenar esta forma vascular de la rosácea. 

Los factores agravantes son los cambios bruscos de temperatura, el calor, el frío, el viento o la exposición al sol. Estas condiciones climáticas atacan la piel, haciéndola más frágil y provocando la dilatación de los vasos sanguíneos. El consumo de alimentos demasiado picantes, bebidas calientes o alcohol también puede provocar la aparición de rojeces. La aplicación de ciertos productos para el cuidado de la piel es incluso imposible debido a la mayor sensibilidad e intolerancia de la piel a ciertos ingredientes. Las emociones fuertes, como el estrés, una descarga de adrenalina o el ejercicio físico intenso, también pueden influir en la rosácea. Algunas investigaciones sugieren que la ingesta de corticosteroides también puede coincidir con la aparición de la cuperosis.

¿CÓMO TRATAR LA ROSÁCEA DE FORMA NATURAL?

aceite esencial de cuperosis

Para tratar de la mejor manera posible la cuperosis, es esencial tener un seguimiento médico. El tratamiento depende sobre todo de los distintos síntomas y de la intensidad de la enfermedad. Sin embargo, en el día a día y para la prevención, existen pequeños remedios naturales para evitar la cuperosis, calmar las rojeces y reducir la inflamación de la piel.

EL PODER DE LOS ACEITES ESENCIALES

Aceite esencial de manzanilla

El aceite esencial de manzanilla es ideal para las pieles sensibles, propensas a las molestias y a las rojeces. Rico en activos antiinflamatorios, alivia la piel irritada, reduce la sensación de ardor, descongestiona la piel y favorece la curación de las lesiones.

Aceite esencial de inmortal

También llamado "helichrysum" por los botánicos, el aceite esencial de siempreviva es la referencia de los cuidados naturales para luchar contra la cuperosis. Este aceite se utiliza a menudo en caso de pequeñas llagas para prevenir la aparición de hematomas. Es conocido por fluidificar la circulación sanguínea, por sus virtudes astringentes y antiinflamatorias. Calma las rojeces, unifica la tez y repara la piel. Su pequeño plus es que previene la aparición de arrugas y regenera las células.

Aceite esencial de Cistus

El aceite esencial de jara reduce el enrojecimiento de la piel cuperosa. Estimula la circulación de los vasos, reduce su sangrado y limita su dilatación. Al igual que el aceite esencial inmortal, este aceite es un potente antienvejecimiento gracias a sus propiedades regeneradoras.

Asegúrese de seguir las precauciones de cada aceite esencial (añadirlos a una solución oleosa, utilizarlos en forma de hidrolato...).

LOS BENEFICIOS DE LOS ACEITES VEGETALES

Aceite de cáñamo

El aceite de cáñamo, muy apreciado por las pieles sensibles y reactivas, es famoso por su suavidad. Gracias a sus beneficios antiinflamatorios, calma las rojeces crónicas, repara la piel dañada por la cuperosis y descongestiona. Además, es uno de los aceites no comedogénicos para la piel.

Aceite de Calophyllum

Regenerador, antiinflamatorio, beneficioso para la circulación sanguínea, cicatrizante... El aceite de Calophyllum es conocido por su eficacia sobre la cuperosis. Repara la piel dañada y alivia. Puede utilizarse en sinergia con unas gotas de aceite esencial de jara.

LA MAGIA DEL ALOE VERA

jalea de infusión hidratante

QUIERO EL GEL HIDRATANTE

---------------------------------------

El aloe vera es el remedio para muchas dolencias y lo es igualmente para la rosácea. Sus propiedades antiinflamatorias alivian y calman la piel. Esta planta alivia el ardor, la irritación y el malestar. Hidrata en profundidad y respeta la piel sensible. Elija un gel de aloe vera con jugo real en lugar de polvo de la planta.

UNA RUTINA DE CUIDADOS ADAPTADA

Desmaquillar, limpiar e hidratar son las palabras clave para cuidar tu piel, sea cual sea el problema que tengas. La única diferencia radica en la elección de los productos que deben ser acordes con su tipo de piel. En el caso de la rosácea, es esencial elegir productos muy suaves, preferiblemente sin alcohol, que no dañen la piel.

Desmaquillaje: utiliza aceites desmaquillantes orgánicos que disuelven suavemente el maquillaje. Los aceites se pueden utilizar con el dedo y se aclaran fácilmente con agua tibia sin dejar una película grasa. Evitan el uso de algodones que, en el caso de pieles muy frágiles, pueden ser agresivos para la piel debido a los movimientos de roce. Y lo que es más, ¡es un maquillaje de 0 residuos!

Limpieza: Para eliminar los últimos restos de maquillaje más resistentes, limpia tu piel con un gel limpiador adecuado para pieles sensibles. La composición del producto debe ser respetuosa con tu piel, sin ingredientes agresivos.

Hidratación: Elige una crema hidratante orgánica que sea suave y natural y que proteja tu piel. El aceite de almendras dulces suele recomendarse para cuidar las pieles más frágiles. La aplicación de una crema facial ayuda a proteger la epidermis de las agresiones externas, que pueden ser un factor agravante de la cuperosis.

ALIMENTOS QUE CALMAN LA PIEL

Se sabe que la comida picante, las bebidas calientes y el alcohol favorecen la rosácea y desencadenan el enrojecimiento. Por el contrario, el consumo de alimentos ricos en antioxidantes, vitaminas C y E o con propiedades antiinflamatorias, aporta más confort y calma a la piel, la protege de las agresiones externas y estimula la producción de colágeno. Esta lista incluye verduras y frutas frescas (especialmente los frutos rojos), pescado azul, almendras, frutos secos, huevos, aguacates... Privilegia las verduras y frutas procedentes de la agricultura ecológica para evitar los pesticidas y disfrutar de todos sus beneficios.

Una dieta sana y equilibrada es, en cualquier caso, la combinación ganadora para una piel sana.

LA COMPOSICIÓN DE UNA PIEL CON ROSÁCEA

maquillaje adecuado para la rosácea

Si lo deseas, puedes camuflar tus pequeñas rojeces con un poco de maquillaje, ¡siempre que los productos respeten tu piel! Los cosméticos ecológicos contienen menos productos químicos y son más respetuosos con las pieles sensibles.

Para el cutis, favorece las texturas fluidas que son fáciles de trabajar para evitar el roce innecesario y el desmaquillado suave. Deben evitarse los productos "de larga duración", los polvos compactos y también los cosméticos resistentes al agua, ya que tienden a resecar la piel y corren el riesgo de inflamarla. Las cremas BB y las CC son buenas alternativas. Tienen una cobertura ligera pero suficiente para camuflar las rojeces. Para neutralizar aún más estos destellos, también es posible aplicar una base de maquillaje o un corrector verde.

Nuestros cuidados para la piel cuperosa
  • 5 1
    ,
    5/ 5


  • 5 1
    ,
    5/ 5


  • 5 1
    ,
    5/ 5


  • 5 1
    ,
    5/ 5
    Añadir a la cesta